Hamburguesas de pavo y calabacín

Hoy rebajamos los niveles de colesterol después de haberlos elevado considerablemente disfrutando de la porchetta del último post.

La receta de estas hamburguesas, muy ligeras y cargadas de sabor, las tomé prestadas hace tiempo de la columna que Yotam Ottolenghi escribe para el diario británico The Guardian. En la receta original, las hamburguesas o patties como las llama él, se hacen en el horno, pero después de probar a hacerlas varias veces e introducir algún que otro cambio, decidí que me gustan mucho más hechas a la plancha.

la foto

Cuando colgué la receta de la tarta de queso con toffee salado, también robada a Yotam Ottolenghi prometí daros las claves para disfrutar de estas hamburguesas y como lo prometido es deuda, aquí las tenéis:

Son perfectas para tomar calientes, templadas o incluso frías. Y como él mismo dice, niños y mayores querrán repetir.
El toque de calabacín hace que resulten jugosas y la mezcla de sabores en un sólo bocado, os sorprenderá gratamente. Seguro que vais a repetir y las incluiréis en vuestro recetario habitual.

INGREDIENTES

    • 800 gramos carne picada de pavo
    • Sal y pimienta recién molida
    • 250 gramos de calabacín rallado
    • 1 cebolleta mediana picada
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de cilantro fresco picado
  • 3 cucharadas de menta o hierbabuena picada
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 2 dientes de ajo finamente picado
  • 1 cucharada pan rallado
  • Aceite de oliva

MODO DE PREPARACIÓN

Saltear ligeramente el calabacín rallado. Apartar y dejar enfriar ligeramente.
En un bol mezclamos el resto de ingredientes, añadimos el calabacín salteado y tomamos porciones del tamaño de una hamburguesa mediana.
Calentamos la plancha o sartén, añadimos un poco de aceite de oliva y vamos poniendo las hamburguesas a calentar.
Es importante que no se hagan demasiado para que no resulten secas, pero tampoco deben quedar poco hechas. Vamos, que hay que cogerles el puntillo, pero no me podéis negar que la receta es fácil, fácil, fácil….

Como acompañamiento Ottolenghi sugiere dos salsas, una sweet chilli sauce tailandesa, que si no me equivoco, podéis encontrar en Carrefour, en la sección de comida internacional y un guacamole con un puntito de wasabi, que le van fenomenal. Para no complicarme mucho, suelo comprar el guacamole ya preparado ( el que vende Mercadona no está nada mal) y añadirle el wasabi al gusto.

3 continentes en un sólo plato, de una tacada. A disfrutar!

 

 

, , ,